Los chicos del oro

Después de una final con muchos altibajos y tras cerrar un torneo para recordar, los chicos de Isidoro Martínez se proclamaron ayer por la tarde campeones del mundo júnior en Argelia después de derrotar a una intensa Dinamarca por 38-39 en la prórroga.

Después de ver como jugaban las anteriores generaciones de los Hispanos Júniors, nadie pensaba que pudiésemos ver algo parecido a lo que vimos ayer. España venció a una Dinamarca que para muchos partía como favorita para subirse al escalón más alto del podio.

Todo empezo en el Europeo de 2016, cuando España se proclamó campeona de Europa tras cerrar un torneo perfecto ganando el oro a Alemania en una final con prórroga. La última hazaña de esta generación de jugones, es la de ayer en Argelia. Los chicos de Isidoro Martínez cerraron el mundial 2017 colgándose el oro en el cuello.

Foto: RFEBM

La fase de grupos comenzó con una victoria sobre Brasil que dejó muy buenas sensaciones. No sería casualidad, porque la primera ronda la terminaron con un pleno de victorias y muchísimas ganas de ir a por las medallas.

Llegó la fase del KO, y como no podía ser de otra manera, los chicos españoles demostraron su calidad sobre el terreno de juego y fueron avanzando hasta llegar a la gran final. El camino no fue nada fácil para los Hispanos Júniors, sobre todo los cuartos de final, cuando la selección de Hungría llevó hasta una dura prorroga a los nuestros.

Los Hispanos Júnior estaban haciendo un juego digno de aplaudir. Todo el mundo quedaba maravillado después de ver los partidos de los españoles. Xoan Ledo y Aleix Gómez (Mejor portero y mejor extremo derecho del torneo), ponían la guinda al pastel haciendo de cada parada y cada gol un auténtico espectáculo.

La final, daba miedo a muchos de los seguidores ya que de 5 que han disputado, en ninguna habían conseguido sobreponerse al rival. Por lo contrario, la cita de ayer a las 19:00h de la tarde fue un espectáculo para los amantes del balonmano y solo quedó disfrutar, aunque alguno lo podría haber pasado mal a causa de los nervios. El mundial, como muchas historias, no podía terminar sin un bonito final y los españoles se impusieron a los jóvenes daneses para traerse el oro colgado al cuello de vuelta a casa tras ganar 38-39 en la prórroga también.

Tras 13 días, 9 partidos, 9 victorias, 270 goles e incluso 2 prórrogas, los Hispanos Júniors volvieron a dejar al balonmano español en lo más alto y esta vez a nivel mundial.

Por todo esto, por el juego, por la pasión, por la garra, y porque España entera vibró viéndoos jugar, gracias, gracias a vosotros, ‘los chicos del oro’.

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *