Han ganado por ser los mejores

La cosas cambian y esta vez las han cambiado los #Hispanos. España ha ganado a Suecia en la final del europeo 2018 consiguiendo así su primer oro, después de cuatro platas, y haciendo también que el país nórdico haya perdido su primera final europea después de cuatro oros en su palmarés.

Después un torneo difícil, con altibajos, con lesiones y muchas dudas (por parte de los aficionados), España se cuelga el oro europeo en el Zagreb Arena de Croacia. El conjunto dirigido por Jordi Ribera se cuelga el metal en el segundo gran torneo de ‘su mandato’.

Cuando nadie daba un duro por ellos, ‘porque no tienen lanzamiento exterior’, ‘ni son grandes’, y dejar fuera a jugadores como Víctor Tomás podía haber sido una decisión arriesgada, han aparecido ellos, los #Hispanos. Siendo la defensa y la portería su punto fuerte, han llevado a España al éxito y son los nuevos campeones de Europa.

Un equipo con carácter, fe, y sobre todo, ganas de medalla y hambre de éxito. Como los propios jugadores decían, lo más importante era creer en sus posibilidades, porque realmente las tenían después de haber eliminado a selecciones como Alemania o la todopoderosa Francia antes de plantarse en la gran final por segunda vez consecutiva.

En el europeo 2012, España se tuvo que conformar con el cuarto puesto. En el de 2014, fue la medalla de bronce la que se colgaron los españoles en el cuello. En el de Polonia 2016 en cambio, fue la plata el metal que cosecharon después de una mala final ante Alemania. En este último, en el de Croacia 2018, en el de las importantes lesiones, los #Hispanos dirigidos por Jordi Ribera han ganado el oro europeo por primera vez.

Después de empezar el torneo apabullando 32-17 a la República Checa que después ha ganado a países como Dinamarca o Hungría, los de Jordi Ribera no han tenido un camino fácil. Las derrotas contra Dinamarca y después Eslovenia dejaban lugar a la duda de si este equipo podía convertirse en campeón de Europa, pero se fue al ver los siguientes partidos.

Alemania fue la primera víctima en el camino final hacia el oro, y es que la selección que se coronó campeona en Polonia 2016 fue arrollada por un grupo al que denominan como #Hispanos. Francia, la invencible, la que no había perdido un partido con Didier Dinart al mando, fue la siguiente. España se plantaba en las semifinales para echar toda la leña al fuego y sacar todo su potencial. Así fue. Los galos no supieron como jugar ante una España inmaculada y cayeron de la lucha por el oro.

Solo quedaban 60 minutos. 60 minutos para ganar el primer oro europeo. 60 minutos para hacer que Suecia perdiese su primera final europea. 60 minutos para demostrar al mundo que no gana el mejor, si no el que mejor lo hace. 60 minutos para dar una clase de que al balonmano también se juega sin ese famoso lanzamiento exterior.

Los #Hispanos se han proclamado campeones de Europa en el Zagreb Arena por una simple razón. Han sido los mejores del torneo y lo merecían. El proyecto de Jordi Ribera, que comenzó el año pasado y ya dejó ver que tenía mucho futuro, trae una medalla de oro en su segundo gran torneo después de cerrar un torneo perfecto.

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *