¿Qué fue del C.B. Calpisa?

Tras el final de Mundial de Alemania y Dinamarca, volvemos a la carga con nuestra sección «¿Qué fue del…?» para recordar equipos que desgraciadamente desaparecieron. Esta vez con un equipo que quizás haya tenido el nombre más raro que ha visto nuestro balonmano, pero claro, eran otros tiempos.

Si hablamos de la Compañía Alicantina de Promociones Inmobiliarias Sociedad Anónima, ustedes pensarán que nos hemos vuelto locos, pero no. Era el nombre de la empresa que llevó el mejor balonmano a la provincia de Alicante, así que comencemos por el principio.

El balonmano llegó a la provincia valenciana de Alicante en los años 50 de la mano del C.D. Obras del Puerto, uno de los fundadores de la División de Honor Masculina en 1958. El club alicantino nace fuertemente relacionado con el equipo de fútbol Hércules de Alicante, siendo un equipo completamente amateur, cuyos jugadores en su mayoría eran obreros del puerto marítimo. El conjunto como tal, se mantiene hasta el 1974, siendo su mayor logro un subcampeonato liguero en 1960.

En la temporada 74/75 el C.D. Obras del Puerto pasa a denominarse oficialmente Club Balonmano Calpisa (acrónimo de la empresa anteriormente mencionada). Aunque bien es cierto que la empresa ya lo había patrocinado en anteriores temporadas.

Foto: Deporte y recuerdos

Este hecho supuso un gran paso para la profesionalización del balonmano alicantino. Esa misma temporada el Calpisa se proclama campeón de Liga, gracias en gran parte al fichaje del por entonces mejor portero español, el mítico José Perramón. En los años inmediatamente posteriores el equipo azulón ganaría otras tres ligas consecutivas y cuatro Copas del Rey. Indudablemente el dominio del panorama español era apabullante, unidos a Perramón estaban el capitán y estandarte del equipo José «Pitiu» Rochel, Goyo López, Miguel Cascallana, otro ilustre del balonmano alicantino como José Luis Soriano «Poli«, entre otros. Durante estos años el Calpisa era la base de la selección nacional.

Si bien en España no tenían rival, en sus participaciones en la Copa de Europa, nunca llegaron a una final, siendo su mejor resultado unas históricas semifinales en la temporada 77/78,la mayor cota alcanzada por un equipo español hasta el momento.

Tras la retiradas de los históricos Perramón y Rochel, llega el mayor de sus éxitos, la Recopa del 80, el segundo título para el balonmano nacional tras el conseguido por Granollers en la temporada 75/76. En aquella histórica plantilla había numerosos nombres ilustres de nuestro deporte como Javier Cabanas, Francisco Muñoz Melo, Juan Pedro de Miguel, Nacho Novoa. El entrenador de aquel equipo era don José «Pitiu» Rochel, que había aceptado el cargo tras la marcha de Miguel Roca al Barça al finalizar la temporada anterior. El mayor logro del club también sería el último, ya que el Atlético de Madrid comenzó a copar los trofeos nacionales, debido que Calpisa disminuye su importación económica y los azulones tienen que dar salida sus mejores jugadores.

La importante inyección económica, y la no menos acertada política de fichajes de grandes jugadores y de un gran técnico de aquella época, Miquel Roca, hizo que se alcanzarán las más altas cotas deportivas. Como todo tiene su inicio y su final, llegó la retirada del patrocinio de Calpisa, y tras algunos años manteniéndose a buen nivel con la denominación de Tecnisa y Tecnisan, el club fue poco a poco cayendo en su poder deportivo. – Eduardo Romero

Las cosas no mejoran con los años y la directiva se ve obligada a buscar un nuevo patrocinador tras la salida de la empresa constructora. En 1983 el equipo pasa a llamarse Club Balonmano Tecnisa, gracias a la colaboración de la empresa sanitaria de la ciudad. Bajo esta denominación el equipo vuelve a ser uno de los punteros de la liga, luchando codo con codo ante Barça y Atleti, llegando incluso a ganar una Copa del Rey.

Tras la marcha de Tecnisán (la empresa añade la n final a su nombre en 1985) en 1988 Helados Alacant se convierte en el patrocinador principal, evitando así la inmediata desaparición del club, pero las cosas no mejoran demasiado y en 1992 el club debe mudarse a la vecina ciudad de Benidorm para poder seguir compitiendo, aunque solo permanecerá un año en la Nueva York mediterránea. Desgraciadamente en 1993 se pone punto y final al mejor equipo deportivo que haya visto nunca la ciudad alicantina.

En la actualidad, el balonmano alicantino está representado en la División de Honor Plata por el equipo tricolor del Agustinos, que juega sus partidos en el pabellón dedicado a la mayor figura balonmnanística alicantina José “Pitiu” Rochel Morales.

Los nombres de los equipos pueden cambiar, incluso sus colores, pero para siempre permanecerá el espíritu de aquel equipo construido a base de duro trabajo y muchas dificultades.

Larga vida al balonmano alicantino. 

Sobre Luis César Vilorio
De León. Me gusta escribir, en ocasiones me sale bien
Luis César Vilorio entradas
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *