No es normal por ser habitual

Sander Sagosen, o el noruego que va a dominar el planeta balonmano en los próximos años. El balonmano está dominado por jugadores ya consagrados y con experiencia, pero hay un caso especial, y ese es el de Sander. Artistas como Mozart o Beethoven ya destacaron de jóvenes y su trabajo quedó en el recuerdo de muchísima gente pasando así a la historia. Parece que el central noruego va a tomar el mismo camino, porque con 22 años ya dirige a la selección Noruega y al PSG Handball y hace de sus partidos una auténtica delicia.

Cuando hablamos del de Trondheim estamos hablando quizás del futuro mejor jugador del planeta, y es que su juego no deja indiferente a nadie, nunca. Sea cual sea el rival, Sander siempre juega y hace jugar a sus compañeros de manera más fácil. Saltó a la élite siendo niño, y aunque ahora tenga solo 22 años, se ha ganado el respeto de todo el planeta balonmano.

En la Wikipedia ya lo explica, “En sus inicios fue considerado como una de las promesas del balonmano mundial”. Sorprende y mucho que se hable así de un jugador que aún tiene 22 años, pero el noruego ya se consagró cuando apenas tenía 20 años con sus actuaciones en el Aalborg Handbold danés.

El conjunto escandinavo fue el equipo que lo dio a conocer tras jugar con él y cerrar temporadas sobresalientes en el campeonato doméstico durante los años que estuvo allí (2014-2017). Fue entonces, en el verano de 2016 cuando toda Europa se lanzó a hacer ofertas para hacerse con las prestaciones del astro noruego.

Eligió Francia, exactamente París, quería jugar entre astros como Mikkel Hansen, Nikola Karabatic o Thierry Omeyer. La actual temporada es la primera que está jugando con la camiseta del club francés y ya se ha hecho con el puesto de titular. El ya nombrado Hansen, no cuenta con tantos minutos desde que Sander Sagosen aterrizó en la capital francesa para ponerse a los servicios de Noka Serdarusic y Staffan Olsson.

La selección, caso aparte. Christian Berge sabe que el central del PSG Handball es el director de la orquesta y lleva la batuta del equipo desde hace ya varios torneos. El europeo 2016 disputado en Polonia quizás fue la consagración del astro con la camiseta del nórdico país. Se quedaron sin medalla tras perder en la lucha por el bronce ante Croacia, pero Sander Sagosen dejó huella en ese torneo, siendo nombrado mejor central de torneo. Sí, con 20 años fue elegido mejor central por delante de jugadores como Igor Karacic, Jim Gottfridsson o Daniel Narcisse.

Llegó el mundial 2017 que se jugaba en Francia, la que iba a ser su próxima casa. Era la prueba para que el país y los aficionados del PSG Handball viesen jugar a aquella promesa que habían fichado para sus filas. Volvió a ser elegido mejor central del torneo y encima se llevó la medalla de plata poniendo contras las cuerdas a la anfitriona, la todopoderosa Francia.

Esta temporada la ha comenzado como todos esperábamos, haciendo de su juego un arte con el que disfrutar durante 60 minutos. Nueva competición, nuevo país, nuevo equipo, mismo juego. Sander Sagosen en la competición doméstica, lleva anotados 52 goles en 13 partidos. La competición europea no iba a ser menos y en la Champions League ha marcado 46 goles en 10 partidos.

No se cansa de jugar y hacer jugar, como tampoco se cansan los aficionados al balonmano de verle en la pista. Acaba de empezar el europeo 2018 que se está disputando íntegramente en Croacia, y ya está dejando huella en el torneo. Esta en números de MVP, como viene haciéndolo en los últimos torneos. Acaba de terminar la fase de grupos, en el que se ha enfrentado a Francia, Bielorrusia y Austria. La perla Noruega lleva acumulados 13 goles y 22 asistencias para sus compañeros, cifras escandalosas.

Heredero de Nikola

Foto: EHF

Recordando que sólo tiene 22 años, el noruego Sander Sagosen acaba de empezar su carrera profesional. Su magia y calidad hacen pensar a mucha gente que será el heredero de su compañero de equipo Nikola Karabatic. El francés ha marcado una época en el balonmano y es considerado uno de los mejores jugadores que ha dado este deporte. La estrella Noruega va por el mismo camino que el actual mejor jugador del planeta. No podía haber elegido mejor huella para seguir que la del astro francés, y es que en pocos años, Sander Sagosen va a poder ser el mejor jugador del mundo y seguro, va a marcar una época en el balonmano.

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *