Hamburgo, la ciudad del balonmano

Si en los blogs de viajeros Hamburgo es conocida como la ciudad de los puentes por las 2.479 pasarelas que tiene, que sepan que también es la ciudad del balonmano. La ciudad ha vivido con el club local las mejores experiencias, a nivel deportivo. A nivel institucional, las cosas no han ido siempre tan bien. 

El balonmano no se entiende sin los clubes alemanes, y el deporte alemán no se entiende sin la presencia del balonmano. Así mismo, la ciudad de Hamburgo siempre ha estado presente en el mapa balonmanístico del país germano, sin importar la situación que vive el club de la ciudad. Siempre ha sido un punto fijo del mapa. No podía faltar.

El HSV Hamburg se fundó en 1999, y desgraciadamente, como otros clubes, no tuvo una larga vida. Después de conseguir el mayor logro del club en mayo del 2013, este desapareció en 2016 tras no poder solventar las deudas que arrastraba. Eran 4 millones de euros. A pesar de que un mes antes la DKB Bundesliga les renovó por un mes la posibilidad de saldar las deudas y seguir compitiendo en la máxima categoría, fue imposible. El club desapareció a mitad de temporada 17 años después de su fundación.

La entidad llegó a levantar la Champions League en 2013 en la participando por primera gracias a una Wild Card concedida por la EHF. El equipo dirigido por Martin Schwalb fue la revelación del campeonato. Eran los desconocidos, los novatos, nadie creía en que podían ganar la primera Final4 a la que llegaban como la cenicienta, a pesar de tener en su plantilla a jugadores como Domagoj Duvnjak, Igor Vori, Hans Lindberg, Michael Kraus o Pascal Hens.

Foto: Matthias Haker

Contra todo pronóstico, después de arrasar al THW Kiel en las semifinales, ganaron también al FC Barcelona en una  final que acabó con una prórroga y el club alemán levantando el mayor trofeo a nivel de clubes. Volver a empezar. Después de conseguir el mayor logro de la historia del club, aparecieron los fantasmas. La entidad norteña se vio envuelta en una situación económica muy complicada. Las deudas eran ya considerables y la viabilidad del proyecto tambaleaba cada vez más.

Después de que Andreas Rudolph renunciara a su cargo de presidente tras más de 25 millones invertidos en el club, dejo este con una deuda de 2,7 millones de euros, que rápidamente ascendió a los 5. A pesar de intentar conseguir ayudas económicas por diferentes medios, como podían ser los aficionados, patrocinadores o directores del Barclaycard Arena, el club de decldec insolvente tan solo 1 temporada más tarde de coronarse campeón de Europa.

No fueron pocos los intentos por recuperar al club de aquella situación económica en la que se envolvió. Fueron varias temporadas, exactamente 2 las que el club siguió jugando en la máxima categoría a pesar de que sufrió la marcha de piezas vitales verano tras verano como podían ser Domagoj Duvnjak o Michael Kraus. El club y los dirigentes desistieron. Fue en plena temporada 2015-2016 cuando el club seguía con una deuda de 4 millones de euros a la que no podía hacer frente. Los partidos jugados hasta entonces quedaron cancelados y el club fue eliminado de la competición. Un clásico de los últimos años dijo adiós.

El club despareció, pero la esencia del balonmano en Hamburgo no. La entidad fue refundada poco después en la 3.Bundesliga, donde milita actualmente. Cambio el escudo, y un nuevo proyecto había echado a andar en la ciudad con idea de llegar de nuevo a la élite del balonmano alemán. No tuvieron que buscar mucho para encontrar el apoyo de empresas que respaldasen el proyecto, y menos a la hora de mantener a los aficionados ligados al club.

El club milita ahora en la 3.Bundesliga. La plantilla ha cambiado por completo, pero parte de los dirigentes que comandan la entidad, y la identidad de esta no ha cambiado. Gente como Martin Schwalb, que dirigió al club en la mejor temporada de su historia, trabajan ahora en el club. El ex-técnico es en este caso el actual vicepresidente del Hamburg Handball.

Afición de Champions

A pesar de las idas y venidas que ha sufrido el club norteño, la afición sigue siendo la misma. Ni uno más ni uno menos. El club es sin duda un de los más seguidos del país, y muestra de ello son las cifras  de afluencia que registran en sus partidos. El pasado 26 de diciembre de 2017 el partido disputado entre el Hamburg Handball y el VFL Fredenbeck acogió a 9964 espectadores en el Barclaycard Arena. Unas cifras dignas de un muy buen partido de Champions.

Foto: SportBild

La afición es quizás la única columna que se mantiene en pie desde que el HSV Hamburg se coronase campeón de Europa el 2 de junio del 2013. El balonmano mueve masas en Hamburgo y reflejo de ellos son todos y cada uno de los partidos que acoge el Barclaycard Arena, hogar del refundado club. El Hamburg Handball es actualmente participante del Grupo Norte de la 3. Bundesliga (1.Nacional Española) pero no por ello lo sigue menos gente. La entidad tiene una media de 3606 aficionados por partido, la cual lo coloca líder indiscutible de su categoría en la clasificación de la afluencia en los estadios. Lo realmente sorprendente es que el Hamburg Handball tiene más afluencia en su estadio que 5 equipos de la máxima categoría. Si hiciésemos una clasificación de la afluencia de la DKB Bundesliga, el refundado club se colocaría en el puesto número 14.

Si el club fue protagonista de la mayor desgracia deportiva como puede ser la desaparición de un club, también fue protagonista de una de las mayores gestas que se conocen, y es que el HSV Hamburg antes de decir adiós fue protagonista del partido de balonmano que más afluencia ha tenido nunca. El 6 de septiembre de 2014, el Commerzbank de Frankfurt fue escenario del HSV Hamburg – Rhein Neckar Löwen. Aquel partido no será recordado por el resultado. El encuentro quedó en el recuerdo de los aficionados de este deporte por la cantidad de gente que acudió a él. Fueron 44.189 personas las que estuvieron en el estadio, batiendo así el record mundial, que estaba en 30.925.

 

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *