Análisis EHF Final4: Telekom Veszprem

Después de hacer un arranque para olvidar, el Telekom Veszprem parece que ha encontrado su juego con David Davis al mando y se ha plantado una vez más en la EHF Final4 de Colonia. Jugarán así la fase final de Colonia por cuarta vez en los últimos cinco años. Este año, han tenido que eliminar al Sporting CP portugués y al actual campeón alemán, el difícil SG Flensburg.

Una de las claves del conjunto húngaro es la dupla de porteros que tiene. Roland Mikler y Arpad Sterbik han demostrado en las últimas eliminatorias que son unos pilares fundamentales para el equipo y que pueden decantar la balanza de un partido con una gran actuación. Han sido dos de los mejores guardametas de esta edición y seguro que en la Final4 de Colonia no se van a quedar atrás. La experiencia es un grado y ambos jugadores van sobrados de ella. Seguro que serán importantes para David Davis.

Cuando la dirección del juego está en manos de Mate Lekai, Kentin Mahé o Petar Nenadic parece más encilla. Los centrales del Telekom Veszprem tienen una calidad increíble. Tanto a la hora de fintar, pasar o lanzar son determinantes y han sido claves en muchas victorias. Sin ir más lejos, en las últimas eliminatorias el francés Kentin Mahé ha sido el mejor del equipo. El galo ha llegado esta temporada a Hungría y poco a poco esta cogiendo más galones en el equipo. Llega en su mejor momento a la fase final de la EHF Champions League.

Si por algo se caracteriza el Telekom Veszprem es por tener a un equipo especialmente corpulento y por hacer una defensa muy dura e intensa. Laszlo Nagy, Blaz Blagotinsek o Mirzad Terzic son jugadores que pasan los 193 cm y cuando forman el centro de la defensa son casi infranqueables. Los pocos goles que reciben en muchos partidos son en gran parte fruto de la defensa y es que es sin duda una de las mejores del mundo actualmente. A eso hay que sumarle los rápidos extremos como son Dejan Manaskov y Dragan Gajic, que cuando la defensa intercepta un balón, salen como balas al contraataque.

Por último, no se puede olvidar la labor que ha desempeñado David Davis en el banquillo desde que llegó cuando el equipo estaba en una situación crítica. Llegó para revertir la situación, y cómo lo ha hecho. El conjunto húngaro ha encontrado su mejor versión cuando más lo necesitaba. La táctica del técnico español ha surgido efecto y el equipo magiar estará en la EHF Final4 otro año más.

 

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *