¿Qué fue del Grupo Deportivo Teka?

Comenzamos una nueva temporada y seguimos con nuestra sección sobre los equipos desaparecidos, pero que dejaron un grandísimo recuerdo en todos los aficionados de este deporte. En esta ocasión, hablamos de uno de los clubes más importantes que ha visto nuestro país, ganador de todo y en la élite europea durante varios años. Hablamos de la escuadra cántabra Grupo Deportivo Teka.

Los orígenes del equipo se remontan al patio del Colegio La Salle, en el municipio de Los Corrales de Buelna. En 1963, antiguos alumnos de este colegio fundan uno de los primeros equipos de balonmano en Cantabria, la Asociación de Antiguos Alumnos de La Salle, compitiendo varias temporadas entre Segunda y Primera Nacional (en esos años la segunda categoría estatal). En 1975 se ve obligado a buscar un pabellón cubierto para poder jugar sus partidos. Puesto que en Los Corrales no había tal recinto, se debe fusionar con el OJE Santander, pasando a disputar sus encuentros en la capital cántabra. Así es, como con la ayuda de la famosa fábrica de electrodomésticos nace el Grupo Deportivo Teka.

Este nuevo equipo comienza a competir en Primera Nacional, ocupando la plaza de La Salle. Tras estar varios años al borde del ascenso a División de Honor, es en la temporada 82-83 cuando consigue un hueco entre los mejores equipos de España. Su jugador insignia durante su travesía en Primera es Pedro Bárcena, quien años después sería director técnico de la Federación Cántabra y padre del también jugador de balonmano Sergio Bárcena.

Foto: Lo+Balonmano

Una vez en División de Honor, el equipo comienza a creer en todos los aspectos, tanto a nivel deportivo como económico. Su primera aventura europea es en el año 1985, tan solo dos años después de ascender, cuando disputa la mítica Recopa de Europa al haber quedado semifinalista de la Copa del Rey el año anterior. Finalmente solo pudieron llegar a cuartos de final, siendo derrotado por el Veszprém húngaro.

Su primer título nacional es la Copa del Rey, temporada 88-89, y su primer entorchado europeo es la  Recopa del año 1990, en una La  Albericia a reventar, más de cuatro mil aficionados se citaron aquel día, con una plantilla comandada por el leonés Manolo Cadenas y con jugadores de la talla de Chechu Villaldea, Javier Cabanas, Jaime Puig, Julián Ruiz, Juan Francisco Muñoz Melo, Aitor Etxaburu o el portero sueco Mats Olsson en sus filas.

Pero es con el nacimiento de la Liga ASOBAL, cuando el equipo santanderino da un paso al frente y se convierte en un club puntero de España y Europa. Su primera conquista nacional llega en la temporada 90-91, ganando la primera Copa ASOBAL de la historia, tras vencer al Avidesa Alzira en la final. Después de este título llegarían muchos más, entre ellos la Copa ASOBAL del año siguiente disputada en Santander.

En su primera participación en la Copa de Europa, durante la temporada 91-92, llegan hasta la final, donde desgraciadamente pierden ante el todopoderoso Badel Zagreb. En el año siguiente, el club ficha a un por entonces desconocido Talant Dujshebaev, esta sería la primera gran temporada del equipo, consiguiendo un triplete fantástico (Supercopa de España, Liga ASOBAL y Copa IHF). Otros jugadores de aquella plantilla mágica fueron Mats Olsson, Rony Herrera, Muñoz Melo, Javier Reino, Chechu Fernández, Mateo Garralda, Javier Cabanas, Julián Ruiz, Rodrigo Reñones, Paco Vidal, Luisón García, Jaime Puig y el soviético Mikhail Yakimovic. Todos ellos dirigidos por el ex-jugador tekista Emilio Alonso.

Su preciada Champions no se haría esperar demasiado. En la temporada 93-94, en una final apretadísima ante el ABC Braga portugués (45-43 en el global) el combinado cántabro consigue traer el tan ansiado trofeo a España, siendo el segundo club del país en ganarlo. En esta misma temporada logran también su segunda Liga ASOBAL. En un equipo donde Julián Ruiz se había puesto al mando en enero tras la dimisión de Javier García Cuesta como entrenador.

La historia de nuestro balonmano siempre tendrá al GD Teka como a uno de sus máximos exponentes. Lo recordamos por sus títulos nacionales e internacionales y la Albericia, su auténtico fortín. – Luis Miguel López

Como todo en esta vida, lo que un día sube otro baja. A partir de la temporada 94-95, donde se ganan la Supercopa de España y la Copa del Rey, comienza el paulatino declive del club. Después de esa temporada, la empresa Teka recorta su patrocinio al equipo, obligándolo así a fusionarse con el Clubasa y el Salesianos para poder seguir peleando con los mejores, dando lugar al Club Balonmano Teka Cantabria. Esta denominación solo se mantiene un ejercicio. A partir de aquel verano, la entidad de ahorros Caja Cantabria da su nombre al equipo,. bajo el cual, en la temporada 96-97, se ganan la Copa ASOBAL y el Mundial de Clubes. Si bien es cierto que en el siguiente año gana otra vez la Copa ASOBAL y consigue su segunda Recopa, ya no es aquel equipo temido en media Europa y que atraía a los mejores jugadores del mundo, en gran parte debido a sus cada vez más preocupantes problemas financieros.

Para la temporada 1999-2000, la situación del club es insostenible económicamente y el equipo de fútbol Real Racing Club de Santander, se hace cargo de su gestión hasta 2003. Son años de pelear por la zona media de la tabla y alejados de las grandes finales europeas. Finalmente en 2007, se produce el descenso de este mítico equipo a División de Honor Plata, aunque no se consuma al conocerse la quiebra del Altea. Pero poco duró la alegría de seguir en la máxima competición nacional entre la afición cántabra. Pese haber sellado la permanencia, en el recordado partido ante Ademar León, en el verano de 2008 el club se ve obligado a renunciar a su plaza en ASOBAL debido a su abultada deuda. Poniendo fin a una historia llena de títulos, alegrías y grandes partidos.

En la actualidad el balonmano cántabro goza de muy buena salud tanto en la rama masculina como en la femenina. El Sinfín santanderino disputa la Liga ASOBAL y el Torrelavega la División de Honor Plata. Por su parte, en el lado femenino disputan la Honor Plata el Castro Urdiales, el Camargo y el Pereda, todo un logro para una comunidad tan pequeña.

El G.D. Teka fue de los primeros clubes en España en crear una estructura de club profesional, que iba desde el 40×20 hasta los despachos. – Eduardo Romero

Ojalá algún día volvamos a ver a Cantabria disfrutar de las grandes tardes europeas. Ojalá algún día no volvamos a ver a más clubes desaparecer por una mala gestión económica. 

Sobre Luis César Vilorio
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *