Logroño, la última estación

Como si de una estación de tren se tratase, Logroño se ha convertido en la última parada de muchos jugadores que quieren continuar su carrera fuera de España. Hungría, Polonia o Francia son algunos de los países a los que salen billetes desde el Palacio de los Deportes de Logroño.

Han sido varios jugadores los que han emprendido un viaje a Europa para continuar su carrera en los últimos años. Estos son algunos de los ejemplos; Carlos Molina opto por marcharse al SC Magdeburg alemán en verano de 2017 después de varias temporadas en Logroño. En el caso de Niko Mindegia y Pedro Rodríguez, el destino fue Hungría. El Pick Szeged de Juan Carlos Pastor fue el destino de ambos. Tras 5 temporadas en la entidad franjivina, Ángel Fernández también puso rumbo al extranjero. En Polonia, el KS Kielce se hizo con sus servicios.

El último en tomar la decisión de cambiar de rumbo y dejar el club fue Javi Muñoz. Tras terminar la pasada temporada un periodo de tres campañas en el club riojano, fichó por el Tratan Presov eslovaco que disputa la SEHA League y la Champions League también. El del extremo derecho tan solo fue un caso más de los jugadores que hacen las maletas rumbo a otro país después de pasar un periodo de su carrera en Logroño.

Ángel Fernández abraza a Pedro Rodriguez en su despedida. Foto: LaRiojaCom

Hay también casos como el de Luisfe Reina, que ha salido del club riojano para jugar en Europa hasta en dos ocasiones. El lateral derecho, dejó la entidad para marcharse a Francia al Toulouse HB, volvió tras una campaña y después se marchó al Maccabi Rishon LeZion israelí.

Hay que añadir, que en los últimos años, no han sido solo los jugadores los que han dejado el club riojano para marchase a otra entidad de Europa. En el caso de ‘Jota’ González, quien fuera entrenador del club durante 10 temporadas, no se pudo resistir ante la llamada del gigante PSG Handball. Allí es todavía el ayudante de Raúl González en el banquillo.

Hablamos de que el CB Ciudad de Logroño lleva varias temporadas exportando jugadores al extranjero, y este verano no va a ser diferente. Hace unas semanas saltó la noticia en  LaRioja de que el portero Sergey Hernandez y el lateral derecho Imanol Garciandia dejarán el club para marcharse al PAUC Handball de la LidlStarLigue francesa. Después de cerrar varias temporadas a gran nivel y recibir la llamada de la selección absoluta, harán las maletas para jugar en una de las mejores competiciones del mundo.

La mayoría de jugadores que dejan el club en busca de otras aventuras, son jóvenes jugadores con mucha proyección y margen de mejora. ¿Intentar alcanzar la selección?, ¿El salario?, pueden ser varias las razones por las que toman la decisión, pero lo que está claro es que cada verano el CBM Ciudad de Logroño tiene que trabajar a destajo para renovar su plantilla y buscar sustitutos a estos jugadores.

El club riojano no tiene una tarea fácil cada verano después de sufrir notables bajas, y además hay que sumar la marcha de Naturhouse, el que fue su patrocinador principal durante varias temporadas. Eso también puede influir en la llegada de nuevos jugadores, debido a las limitaciones económicas que pueda sufrir el club a la hora de cerrar las negociaciones.

Logroño reflota carreras

Hasta ahora hemos hablado de jóvenes jugadores que se marchan de la ciudad de Logroño para emprender su aventura en el extranjero, pero hay que hablar también de los contrastados jugadores que vienen, reflotan su carrera y se marchan a seguir su trayectoria fuera de España. Richard Keppelin y Vanja Ilic pueden ser ejemplos de ello.

El experimentado guardameta, tras pasar por distintos clubes de Suecia, Francia o España, recaló por aquel entonces en el Naturhouse La Rioja. Disputó dos temporadas a un gran nivel tanto en la Liga ASOBAL como en la EHF Champions League, y recibió la oferta del mejor equipo de su país, el IFK Kristianstad sueco. El portero no pudo rechazar la oferta para volver a su país y reflotar su carrera jugando a gran nivel en la Champions League varias temporadas más.

Vanja Ilic ha sido el último caso. El extremo serbio de 26 años, llegó a Logroño procedente del RK Metalurg macedonio. Tras pasar toda su carrera en equipos serbios o en el Metalurg, fichó por el club franjivino para lanzar su carrera a una liga de mayor nivel, pero duró poco en España. Tan solo una temporada después de llegar a Logroño, el Chartres Metropole francés que ascendió esta temporada a la Lidl Starligue, se hizo con sus servicios.

No importa la edad, o la carrera que hayas tenido hasta el momento. Logroño se ha convertido en un sitio excepcional para hacer buenas temporadas y marcharse a jugar al extranjero a ligas de mayor nivel. La última estación antes de emprender el viaje.

Sobre Asier Oiarbide
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *